La alimentación del runner

Son muchos los factores que tiene una importancia clave para mejorar como runner. Desgraciadamente sobre muchos de ellos no decidimos (edad, genética, factores psicológicos…), pero en al menos,  dos de estos factores capitales, el entrenamiento y la nutrición, podemos trabajarlos para que nos ayuden a conseguir nuestros objetivos, sean cuales sean.

¿Cómo se puede llegar a personalizar INTEGRALMENTE una dieta para el runner? La respuesta para nosotros es muy simple, adaptando día a día las ingestas de nuestros pacientes  runner considerando todos estos aspectos: La genética, los hábitos, su actividad díaria,  antropometría y los objetivos.

Las dietas tradicionales  función por equilibrio calórico, es decir estimaciones de las calorías que consumimos menos las que conseguimos de los alimentos, el déficit o superávit se traduce en pérdida o ganancia de peso. El problema es que se tratan de dieta estimativas, y en mecanismos peligrosos de prueba y error. Por lo que la clave está en incorporar todos y cada uno de los aspectos que consideramos a la personalización de la dieta, sin olvidarnos de la Nutrigenética.

¿Y respecto a la nutrición del runner que tiene que decir la genética?

Es sencillo, siguiendo la lógica de la prevención, si podemos conocer de antemano gracias a la genómica cómo funcionan nuestros procesos metabólicos, podemos hacer recomendaciones dietéticas específicas y completamente personalizadas que permitan:

  • Definir los porcentajes de macronutrientes (Grasas, Carbohidratos y Proteínas) adecuados, la tipología y las cantidades de los mismos en función a nuestra capacidad de absorción/metabolización.
  • Establecer suplementación de micronutrientes y otros elementos, en función de los déficits (minerales, vitaminas, etc.)
  • Restringir o incorporar para evitar no sólo las manifestaciones clínicas, sino incluso la propia posibilidad de enfermar en los sujetos predispuestos.
  • Determinar el comportamiento de nuestro cuerpo antes estímulos externos, como el deporte… e internos (saciedad…).
  • Y un largo etc.

Si quieres ver como personalizamos una dieta con nuestras herramientas, te animamos a que veas este video.

En definitiva, la Nutrigenética (como rama especifica de la genética) cuando se utiliza con rigor científico, posibilita una intervención nutricional absolutamente personalizada que permite al runner conseguir sus objetivos nutricionales.

A partir de ahora, podrás encontrar muchas respuestas y soluciones en tu genética para mejorar tu nutrición, te animo a que veas lo que podemos hacer por ti, en nuestra clínica de genética,  nutrición y deporte www.dnactive.es

Y si quieres conocer cuál es tu dieta perfecta como runner en función de tu genética y habitos, te recomendamos nuestro estudio genético ADN RUNNING, que te permitirá entre otras cosas adaptar tu dieta día a día.

Inflamación en el deporte

Vuelve a ser hora de cambiar otro paradigma NO PAIN NO GAIN, pues para nosotros PAIN NO GAIN.

Durante la práctica deportiva, cuando le exiges al máximo a tus músculos suelen producirse daños en las estructuras de las fibras musculares, ocasionando un proceso inflamatorio (inflamación en el deporte). Esto provoca algunos cambios como disminución en la fuerza, rango de movimiento disminuido o dolor de aparición tardía.

Afortunadamente, tu cuerpo cuenta con la capacidad suficiente para reparar buena parte de los daños que sufren tus músculos, sin embargo, existen variantes genéticas en determinados genes que determinan que esta reparación sea más o menos eficiente.

La inflamación sentida durante e inmediatamente después del ejercicio puede ser el resultado de la acumulación de los productos de desecho del ejercicio, tales por el H+ o lactato, y del edema de los tejidos, que se produce por el desplazamiento de fluidos desde el plasma sanguíneo hacia los tejidos. Esta es la sensación de hinchazón de la que el deportista es consciente después de un duro entrenamiento de resistencia o de fuerza.

El dolor e inflamación suelen desparecer al cabo de unos minutos o pude llegar incluso hasta varias horas después de finalizado el ejercicio. Por ello, es muy importante la recuperación después del ejercicio; la reparación de tejidos y la generación de la fuerza. Un músculo necesita en cualquier caso de 24 a 72 horas para recuperarse y reparar tejidos.

Dependerá de tu predisposición genética a reparar tejidos y sufrir un mayor proceso inflamatorio después de realizar una actividad, determinar si te aproximas más a las 24 o a las 72h para reducir la inflamación en el deporte. Volver a realizar ejercicio demasiado pronto simplemente conduce a la descomposición del tejido en lugar de la regeneración.

A partir de ahora, podrás encontrar muchas respuestas y soluciones en tu genética para conseguir tus objetivos nutricionales, te animo a que veas lo que podemos hacer por ti, en nuestra clínica de genética, nutrición y deporte www.dnactive.es

Y si lo que quieres es saber cuál es tu predisposición genética a la inflamación, así como responder todas las cuestiones que necesitas saber para entrenar de forma efectiva, elige el test ADN Sport Life.

Abordamos en este post Genética y Deporte, la siguiente cuestión: ¿La genética un individuo puede tener influencia en su rendimiento deportivo?

La respuesta es un SI firme,  hay una relación directa entre la Genética y Deporte. Por lo que puede ser que no estés dotado genéticamente para ser un deportista de serie mundial por lo que será muy complejo que llegues a destacar en la alta competición.

< ----- Continuar Leyendo ----->