Conocer tu habilidad física innata y los entrenamientos personales que se adaptan a tus capacidades fisiológicas musculares.

El rendimiento deportivo, las características físicas y la capacidad atlética de una persona son afectados de forma importante por una combinación de factores como son el nivel de entrenamiento, factores psicológicos, nutrición, descanso, etc. Sin embargo, las características hereditarias de cada individuo, determinadas por la genética, también juegan un papel fundamental en el rendimiento deportivo de una persona: género, factores biomecánicos, tipos de fibras musculares, resistencia cardiovascular, etc.

Mediante el conocimiento de las características genéticas de una persona podemos obtener información relevante acerca de qué tipo de actividad física se adapta mejor a sus propias condiciones, la predisposición a sufrir ciertos tipos de lesiones y abordar métodos preventivos para evitar su aparición, así como otros datos que pueden ayudarnos a adaptarnos eficaz y óptimamente a una actividad deportiva determinada.

Mediante los estudios de DNActive ofrecemos la posibilidad al individuo de conocer cuáles son las variantes genéticas que poseen una mayor evidencia científica y cuál es su relación con deporte.

Dentro del perfil genético, hemos de distinguir entre el más adecuado para realizar una actividad deportiva u otra, ya que dependerá de lo necesario para llevar a cabo esta actividad:

  • Los llamados deportes de resistencia necesitan de una contracción muscular sostenida y de un esfuerzo aeróbico durante un extenso periodo de tiempo. Por ello, los deportistas que destacan en este tipo de deportes presentan unas características fenotípicas más orientadas a este fin, que se traducen en un aumento de determinados componentes de la cadena respiratoria mitocondrial. Es decir, los deportes de resistencia requieren de un sistema cardiovascular preparado especialmente para aportar oxígeno a los músculos en funcionamiento y de la capacidad muscular para aprovechar ese oxígeno. Entre estos deportes podemos destacar la carrera de fondo, ciclismo, triatlón, remadores, etc.
  • Por el contrario, los deportes explosivos requieren de contracciones musculares de mayor fuerza y velocidad, dependiendo de las vías anaeróbicas metabólicas y utilizando las reservas intramusculares de creatina fosfato, ATP y glucosa, siendo numerosas las evidencias de que la genética juega un papel importante en este tipo de actividad. Entre estos deportes podemos incluir el levantamiento de pesas, deportes de lanzamiento, lucha y otras artes marciales, deportes de salto, velocistas, deportes de equipo que requieren numerosos sprints o de una actividad explosiva como voleibol o fútbol, etc.

La mayoría de las actividades deportivas requieren tanto de vías anaeróbicas como aeróbicas, es decir, son una combinación tanto de una actividad de resistencia y explosividad, siendo pocos los deportes que se basan exclusivamente en uno de los dos tipos de actividades. Sin embargo, con el fin de simplificar los resultados, presentaremos los resultados en formato de preferencia y desempeño atlético bien en actividades de resistencia o explosivas (o ambas, o ninguna), detallando específicamente lo que significa cada variante genética con el fin de no condicionar al usuario final y que él mismo sepa los puntos débiles y fuertes que presenta según su herencia.

Entonces, ¿Qué puede decir la genética acerca de nuestra capacidad atlética y rendimiento deportivo? Como iremos viendo al profundizar en cada gen del estudio, el análisis nos permite conocer nuestras propias características y así poder decidir nuestra actividad ha de estar más orientado a la resistencia o a la explosividad,  y relacionarla con nuestra capacidad heredada de VO2 máx, tiempo de recuperación a una actividad, susceptibilidad y resistencia a lesiones, fatiga muscular, etc. Información valiosa que nos puede servir para adaptar nuestra rutina de entrenamiento y potenciar nuestro rendimiento y nuestra salud. Todos estos parámetros permiten establecer probabilísticamente la rutina de entrenamiento más adecuada para un individuo, y ver qué actividades específicas son más recomendables. Por tanto, hay evidencia de que un perfil genético favorable, combinado con el entrenamiento apropiado, es ventajoso si no crítico para llegar a ser un atleta de nivel.

Cada deporte tiene unos requerimientos físicos únicos, que pueden diferir enormemente entre cada tipo de actividad. Es por ello que el estudio de la genética que influye en estos requerimientos puede darnos información relevante a la hora de trasladarlos al rendimiento deportivo de esa persona. Además, hay información genética para identificar susceptibilidad a las lesiones y recuperación en la actividad deportiva, y podría ser usado tanto en deportistas de élite como en personas que consideren la participación en un deporte.

La genética juega un papel muy importante en la capacidad atlética y en la respuesta a la actividad física en una persona por lo que es útil conocerla con el fin de adaptar nuestro entrenamiento y potenciar nuestras capacidades. No obstante, otros muchos factores como el estilo de vida, la nutrición, el descanso, etc. juegan un papel muy importante. Las características finales dependen de una sensible combinación de los factores genéticos y los factores ambientales.

Por todo ello, los análisis de DNA Active son también una opción excelente para todas aquellas personas que quieran conocer en profundidad determinados parámetros que les pueden permitir rendir más eficazmente en el deporte, elegir una actividad deportiva más acorde a sus capacidades, conocer la predisposición a determinadas lesiones con el fin de prevenirlas, mejorar su salud o simplemente conocer mejor sus capacidades y de qué madera están hechos.

X
Venta a toda EspañaServicio a toda España
Compra OnlineCompra 100% Online
En FarmaciaAnálisis en farmacia
Venta a toda EspañaToda España
Compra Online100% Online
En FarmaciaEn farmacia