Las lesiones se han convertido en el mayor enemigo del deportista; sin salud no se puede entrenar, y sin entrenar no aumenta el rendimiento para poder competir con éxito. Las partes blandas (músculos, tendones y ligamentos) son el foco donde se concentran la mayor parte de las lesiones, a las cuales, vamos a denominar lesiones del tejido conectivo. Histofisiológicamente, sabemos que existen diferencias interindividuales e incluso intraindividuales en la estructura y función del tejido conectivo. Estas diferencias determinan una particular predisposición a la lesión y un variable tiempo de recuperación.

Hasta hoy sí que son conocidos y estudiados diversos factores de riesgo como causantes en la producción de lesiones, la suma de dichos factores y su interacción es la que predispone al deportista a sufrir lesiones y a que se produzcan de una manera determinada. Entre estos factores de riesgo, destacan los ambientales y extrínsecos (lo más importante, la existencia de lesión previa), y los factores intrínsecos, especialmente la dotación genética que cada vez tiene más fuerza en los estudios científicos actuales.

La prevención de las lesiones se suele hacer mediante programas que corrijan mal posiciones del aparato locomotor o desequilibrios musculares, a lo que se unen recomendaciones generales para equilibrar la dieta y para tener un descanso adecuado. Pero en muy escasas oportunidades se hacen estudios metabólicos ni histológicos musculares o tendinosos que pudieran detectar alteraciones de los tejidos o de la capacidad de producir energía, por ser estos estudios invasivos (mediante biopsias musculares) y además muy costosos.

El análisis genético realizado con DNActive permite detectar la predisposición a desarrollar alteraciones en la composición de tejidos, como por ejemplo el ligamento y el tendón, debido a cambios en el tipo de colágeno de su estructura, y que aumentan el riesgo de una mala adaptación mecánica al ejercicio físico, predisponiendo a las lesiones deportivas.

En estos casos, el manejo correcto de las cargas de entrenamiento físico, de la nutrición, y de los tiempos y calidad de la recuperación nos ayudarán a prevenir el desencadenamiento de dichas lesiones en el deporte.

Gráfico: Interacción de los distintos factores.

Los ritmos de recuperación ante un mismo tipo de lesión en individuos diferentes acostumbran a variar. Es decir, con la misma lesión y del mismo grado, unos se recuperan antes mientras que otros tardan más tiempo en hacerlo. Estas variaciones en el tiempo de recuperación son debidas a la presencia de polimorfismos (SNPs) genéticos en genes relacionados con procesos de regeneración y reparación tisular (tejido conectivo), que harían que unos individuos respondieran de una manera más eficaz a un determinado tipo de tratamiento que otros y que el índice de lesionabilidad fuera más o menos elevado. La investigación sobre los polimorfismos genéticos tendrá un valor informativo importante para los deportistas y en la prevención de lesiones

En varios estudios se ha demostrado que jugadores sometidos a los mismos factores externos y ambientales presentaban lesiones y tiempos de recuperación diferentes, planteando la hipótesis de que la variabilidad genética juega un papel fundamental.

Un artículo publicado en 2016 en la revista “Science and Medicine in Sport” evaluó el ratio de lesión deportiva y el rendimiento de distintos atletas durante 5 temporadas completas. Uno de los principales hallazgos fue el hecho de que la probabilidad de alcanzar sus metas y objetivos para cada temporada era 7-veces-mayor si conseguían llevar a cabo el 80 % de los entrenamientos planteados al principio de la misma. De hecho, por cada semana que no podían entrenar, se cuantificó un descenso pronunciado en la probabilidad de alcanzar sus objetivos.

En DNactive se analizan dos polimorfismos genéticos relacionados con la capacidad de regeneración y reparación del tejido conectivo presente en músculos, tendones y ligamentos.: uno en el gen de la cadena alfa 1 del colágeno 5 (COL5A1);  y otro en el gen de la cadena alfa 1 del colágeno 1 (COL1A1).

Tendones y ligamentos son estructuras colágenas con una composición similar aunque con pequeñas variaciones. La reparación de estas estructuras ocurre en 3 fases diferenciadas: fase inflamatoria, fase proliferativa y fase de remodelación. La lesión tendinosa es una patología muy común durante la práctica deportiva y representa entre un 30-50% de todas las lesiones. Está ampliamente estudiado el componente genético como causante de tendinopatías, especialmente las asociadas al tendón de Aquiles, sobre todo por parte de los SNP presentes en COL5A1 y en COL1A1.

¿Puede la genética ayudarnos en este asunto?

Cómo se ha introducido, gracias a los servicios DNActive, somos capaces de realizar una estimación del riesgo genético de cada individuo para sufrir determinados tipos de lesiones deportivas. Esto, sin lugar a dudas, puede ser un elemento clave para mejorar el rendimiento.

Ahora más que nunca, en lugar de llevar a cabo tratamientos e intervenciones post-lesión podemos comenzar a adoptar una actitud proactiva de prevención de la lesión a través de entrenamientos y trabajos de pre-habilitación.

Ligamentos y tendones

Las lesiones de tipo LCA (ligamento cruzado anterior) o de tendón de Aquiles son desafortunadamente eventos muy comunes durante la práctica deportiva, alcanzando cifras de más de 100,000 lesiones al año en España.

Gracias al estudio individual de genes como el COL1A1 o el COL1A5, podemos identificar determinados individuos (portadores de ciertos genotipos) que son mucho menos propensos a sufrir este tipo de lesiones y cuentan con un efecto genético “protector”. Al contrario, en los casos en los que desgraciadamente no detectemos este tipo de mutaciones protectoras, debemos llevar a cabo un trabajo compensatorio y más esfuerzos previos a los entrenamientos para la prevención de la lesión.

Por supuesto, como ocurre en todos los aspectos y parámetros de nuestro cuerpo, los resultados genéticos solo suponen un % de un contexto mucho mayor, dentro del cual el ambiente juega un papel de carácter principal. Por ello, es muy recomendable que todos estos resultados sean interpretados por un profesional cualificado que permita exprimir al máximo la información obtenida, siempre bajo el máximo rigor y cautela pertinentes.

X
Venta a toda EspañaServicio a toda España
Compra OnlineCompra 100% Online
En FarmaciaAnálisis en farmacia
Venta a toda EspañaToda España
Compra Online100% Online
En FarmaciaEn farmacia