Cuando se hace un estudio médico-deportivo como base para la planificación del entrenamiento, se obtienen datos sobre el estado del organismo en ese momento puntual. Los estudios de DNActive nos permiten completar esos datos con la información sobre las  potencialidades que nuestra dotación genética nos brinda para mejorar cada uno de los aspectos funcionales en los que se sustenta la mejora del rendimiento deportivo y la salud.

¿Cuáles son estos factores?

Las cualidades físicas básicas (fuerza, resistencia, velocidad y coordinación) tienen un elemento común que es el desarrollo muscular. La mejora de estas calidades musculares depende de la adaptación a las respuestas que se estimulan durante el entrenamiento físico, según haya un mayor porcentaje de fibras musculares de contracción rápida (deportes de velocidad, fuerza) o lentas (deportes de resistencia). Estos procesos son:

  • Procesos catabólicos / anabólicos.

El ejercicio es un proceso que gasta energía y altera tejidos (catabolismo), estimulando los procesos de producción de energía y síntesis de tejidos (especialmente a nivel muscular y óseo). En estos procesos participan el metabolismo de los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas en los que influyen entre otros factores las vitaminas del grupo B y los minerales, y el aporte de aminoácidos e hidratos de carbono.

  • Procesos inflamatorios / antinflamatorios

El ejercicio provoca procesos inflamatorios a nivel muscular, debido a los microtraumas que se producen por la actividad muscular repetitiva. Esta inflamación estimula los procesos antinflamatorios, que dependen de factores como la composición lipídica de las membranas, siendo los ácidos grasos polinsaturados y monoinsaturados los que más protegen frente a la inflamación.

Esta inflamación tiene repercusión no sólo muscular, sino también sobre el sistema cardiovascular y metabólico, en los que aumenta el riesgo de enfermedades cuando se mantiene de forma crónica.

  • Procesos oxidativos /antioxidantes

Durante la práctica del deporte se produce un aumento de la liberación de radicales libres, que cuando es mantenida en el tiempo provoca daños oxidativos celulares que  interfieren con la recuperación funcional y con el rendimiento deportivo en último término.

Para contrarrestar el daño oxidativo disponemos de un sistema de enzimas celulares antioxidantes (estimuladas por el entrenamiento) y con moléculas antioxidantes como las vitaminas A, vitamina C y vitamina E y minerales como el selenio, que incorporamos a través de la dieta.

  • Disfunción inmunológica / Adaptación inmunológica

El sistema inmunológico también participa en el control de las respuestas durante el ejercicio físico. La inflamación producida por los microtraumatismos repetitivos durante el ejercicio produce una depresión inmunológica en el proceso de recuperación, que es tanto mayor cuanto más intenso y duradero ha sido el esfuerzo físico.

En el proceso de adaptación del sistema inmune tras el ejercicio influyen algunas moléculas como la IL-6, el TNFalfa, los antioxidantes (vitaminas A, vitamina C y vitamina E), cuya acción es clave para que se produzcan las adaptaciones que mejoran la funcionalidad del sistema inmunológico.

¿Quieres que analicemos y trabajemos estos aspectos estructurales contigo? ¿Quieres mejorar  tu rendimiento deportivo?. Échale un vistazo a lo que nuestro estudio PREMIUM hará por ti. 

X
Venta a toda EspañaServicio a toda España
Compra OnlineCompra 100% Online
En FarmaciaAnálisis en farmacia
Venta a toda EspañaToda España
Compra Online100% Online
En FarmaciaEn farmacia