El deporte es una actividad que aumenta la producción de radicales libres y los procesos oxidativos. Cuando la oxidación supera a las defensas antioxidantes se produce un daño celular oxidativo que dificulta la producción de energía, provocando la fatiga muscular y retardando la recuperación funcional.

Las adaptaciones musculares al entrenamiento mejoran las defensas antioxidantes celulares (mayor actividad de las enzimas antioxidantes). Pero , además de estas defensas celulares también disponemos de defensas antioxidantes no enzimáticas, entre las que destacan las vitaminas A, C y E, y minerales como el selenio, que provienen de la dieta. En los deportistas, debido al aumento del estrés oxidativo, están incrementadas las necesidades de ingesta de vitaminas y minerales antioxidantes.

La predisposición genética a una menor disponibilidad de vitaminas antioxidantes, precisa cuidar las ingestas de los alimentos que contengan estos nutrientes, y controlar que las cargas de entrenamiento no provoquen aumentos excesivos de los procesos oxidativos, lo que se produce cuando las cargas superan la intensidad del umbral anaeróbico, y especialmente si se mantienen de forma más prolongada en el tiempo.

X
Venta a toda EspañaServicio a toda España
Compra OnlineCompra 100% Online
En FarmaciaAnálisis en farmacia
Venta a toda EspañaToda España
Compra Online100% Online
En FarmaciaEn farmacia