Dentro de cada una de sus células se encuentra una molécula de gran valor, el material genético o ADN, que contiene toda la información sobre su organismo y le distingue del resto de seres humanos. Este material genético es como una inmensa escalera de caracol formada por multitud de peldaños que constituyen una secuencia ordenada y con sentido biológico, cuyos componentes más básicos son los nucleótidos (A, T, G y C).

Ahora bien, ¿Hasta qué punto nos hace diferentes nuestro ADN?

Hoy sabemos que, aunque entre seres humanos compartimos un 99.9 % de homología entre nuestros genomas, existe un 0.1 % de ADN restante que nos hace diferentes. De hecho, este 0.1 % es suficiente para condicionar una gran cantidad de aspectos relacionados con nuestra salud y nuestro estado físico: predisposición genética a sufrir lesiones deportivas, capacidad atlética innata, predisposición a desarrollar intolerancias alimentarias o el riesgo a padecer enfermedad coronaria son algunos ejemplos de ello.

Dentro de este 0.1% de ADN diferencial, encontramos los llamados SNPs o polimorfismos de un solo nucleótido; cambios que ocurren en el ADN entre individuos a nivel de una posición de la secuencia, y que son responsables de gran parte de aspectos como los mencionados anteriormente. En concreto, se estima que a lo largo de nuestro genoma existen hasta 3.000.000 variaciones de este tipo y, aunque en su mayoría son silentes o no tienen efecto sobre el fenotipo, muchas de ellas si que se consideran potenciales biomarcadores.

Gracias al estudio de estos polimorfismos, podemos conocer el riesgo genético que tenemos de padecer una determinada alteración o enfermedad, sin embargo, una vez contemos con esta información debemos llevar a cabo mecanismos pro-activos de prevención (medidas nutricionales y de actividad física) que puedan contrarrestar o potenciar los hallazgos encontrados con su genética.

Por ello, en DNActive nos centramos específicamente en estos dos aspectos: Ejercicio y Nutrición, con el objetivo de ayudar a nuestros clientes a encontrar los mejores entrenamientos y hábitos alimenticios para promover el mejor fenotipo y sentirse mejor.

¿En qué consisten?

Consisten en unos servicios de análisis y diagnóstico genético, que mediante la interpretación de lecturas de ADN, datos antropométricos y hábitos de vida,  son capaces de proporcionarle información de valor para optimizar su nutrición y adaptar el entrenamiento deportivo (en caso de elegir uno de nuestros servicios genéticos específicos de deportes), en aras a conseguir sus objetivos.

A nivel genético estudiamos ciertas variantes de los principales genes responsables, entre otros, de nuestro desarrollo corporal, las intolerancias alimentarias más comunes, el rendimiento deportivo, el sobrepeso, el riesgo cardiovascular, el riego de lesiones y las necesidades nutricionales básicas personales de importantes componentes bioactivos de los alimentos (Vitaminas y Ácidos grasos poliinsaturados). Para ello, entre otros parámetros, analizamos los polimorfismos de un único nucleótido (SNPs), que son mutaciones comunes a lo largo de la población y que pueden correlacionarse con el funcionamiento de  nuestro organismo.

Por cada marcador existen tres variantes genéticas, contándose más de cien posibles resultados distintos para cada persona. Todas ellas se realizan en un mismo análisis, a partir de una simple muestra de saliva y solo es necesario una vez en la vida.

X
Venta a toda EspañaServicio a toda España
Compra OnlineCompra 100% Online
En FarmaciaAnálisis en farmacia
Venta a toda EspañaToda España
Compra Online100% Online
En FarmaciaEn farmacia