El ejercicio físico y el deporte provocan un proceso inflamatorio, con aumento de citoquinas como la IL-6. La predisposición genética a los deportes explosivos permite entrenamientos de mayor intensidad con elevaciones mayores de IL-6 (mayor grado de inflamación) que son asimilados adecuadamente produciendo una adaptación muscular a esfuerzos explosivos y de fuerza.

En los deportistas con esta predisposición genética a la explosividad muscular se deben realizar los entrenamientos de carrera, natación y bicicleta de forma prioritariamente interválica, y los entrenamientos musculares con cargas elevadas, siempre que los ejercicios se puedan ejecutar a velocidades elevadas. La disminución en la aceleración de los movimientos debe ser un punto de referencia para el control del número de repeticiones.

X
Venta a toda EspañaServicio a toda España
Compra OnlineCompra 100% Online
En FarmaciaAnálisis en farmacia
Venta a toda EspañaToda España
Compra Online100% Online
En FarmaciaEn farmacia